El alcalde inaugura la glorieta “Josemaría Escrivá”, Fundador del Opus Dei

alcaldeglorieta1.jpghb_glorieta1201.jpg

El sábado 26 de enero por la mañana el alcalde de  Burgos, Juan Carlos Aparicio, inauguró una glorieta que lleva el nombre de “Josemaría Escrivá”.  La rotonda está situada en el nuevo barrio de la Celophane, en la confluencia del Paseo de Laserna y el Paseo de la Media Luna.

Estuvieron presentes en el  acto el vicario del Opus Dei en España, Ramón Herrando; el vicario para Castillla y León, Ángel Lasheras;  el Arzobispo de Burgos, Mons. Gil Hellín y Jaime Mateu, Delegado en Burgos de la Junta de Castilla y León, así como otros representantes de iniciativas solidarias promovidas por el Opus Dei.

El acto, al que asistieron cientos de personas, se desarrolló en un clima festivo  y concluyó con el canto del himno de Burgos. Después de las intervenciones de monseñor Herrando y el Alcalde de Burgos se plantaron varios “arbustos para la paz”, queriendo señalar la universalidad de la  Obra:

África: Cissé Mbongo y Annia Habimana, de la república democrática del Congo y dos kenianos. Plantaron un Junípero junto a Margarita Valenzuela y Josebe Soga, de Harambee.

América: Arturo León, de la Fundación Schola, Yabi Domínguez (Perú), Carla Carrasco (Perú),  Rodrigo Soto (México) y otras personas de Colombia, Brasil y Perú. Plantaron una Mahonia.

Asia y Oceanía: representaron a estos dos continentes Keitzuke, de Japón; y Angelo Porciúncula, de Filipinas. Plantaron un Pitósporo, arbusto procedente de China junto a Cristina García Gallardo, de la Asociación Arlanza y un representante de Cooperación Social en Burgos.

Europa: Donat Schipp, de Alemania; y Nevena Petrova, de Bulgaria. Plantaron una Piracanta junto a Carlos Ortega, del Banco de Alimentos de Burgos, y Maribel González, de Cauce.

Burgos: el Alcalde y un joven matrimonio burgalés acompañados de su hijo recien nacido plantaron un Cotoneaster. 

Posteriormente el Arzobispo y los vicarios de la Obra, junto a más de una veintena de sacerdotes, oficiaron una Misa de acción de gracias en la esplendorosa iglesia gótica de San Cosme y San Damián, uno de los templos en los que el Fundador del Opus Dei solía celebrar misa con frecuencia. La idea de dar el nombre del Fundador del Opus Dei a una calle en esa ciudad surgió en el año 2002, centenario del nacimiento de San Josemaría. En el año 2005, Carolina de Miguel propuso al Alcalde esta iniciativa en representación de diversas entidades y personas de Burgos, entre las que se encontraban: Fundación Cauce, Cartuja de Miraflores, Comunidad de religiosos Carmelitas, Asociación de antiguos alumnos en Burgos de la Universidad de Navarra, Asociación Arlanza, Centro cultural Tordomar, varios monasterios burgaleses de religiosas de Clausura, el Arzobispo Mons. Gil Hellín, Rafael Frubëck de Burgos, el superior de la comunidad de los Maristas de Burgos, etc. El Ayuntamiento decidió en el año 2006 dar ese nombre a una glorieta situada en un barrio residencial en fase de crecimiento.

San Josemaría permaneció en Burgos desde enero de 1938 hasta marzo de 1939. Se cumplen ahora 70 años del comienzo de su estancia en esta ciudad castellana. Desde Burgos se desplazaba a otras localidades españolas para seguir en contacto con los miembros de la Obra y otros jóvenes que se dirigían espiritualmente con él y que se encontraban diseminados por la península, la mayor parte de ellos en los frentes de guerra. También eran muchos los que acudían a Burgos para estar con el joven sacerdote que tanto había influido en sus vidas y al que guardaban un particular cariño.   Los biógrafos del Fundador suelen referirse a esta etapa como “la época de Burgos”. Ciertamente fueron años de intensa oración y penitencia en los que el Fundador fue perfilando la inminente expansión de la Obra por todo el mundo, una vez que concluyera la contienda. En esa ciudad terminó de escribir “Camino”, la más conocida de sus obras. También en Burgos trabajó su tesis doctoral en derecho sobre la abadesa de las Huelgas. 

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: